¿Serán los nuevos partidos capaces de retener el voto joven más allá del 20-D?

Enviado el 18 Diciembre, 2015 en Actualidad | Sin comentarios (aún)

¿Serán los nuevos partidos capaces de retener el voto joven más allá del 20-D?

Mi amigo Fernando está desesperado: sus dos hijos van a votar a Podemos el próximo domingo.

–¿Qué he hecho mal?–, se lamenta. –Han ido a los mejores colegios y lo tienen todo.

–Supongo que el partido ha conseguido ilusionarles–, contesto.

–¿Ilusión? Yo les he educado para pensar y no para que voten a un partido que no puede cumplir su programa.

Me quedo pensando. ¿Sabe Fernando cómo piensan, qué quieren sus hijos? Es más, ¿lo saben los partidos? ¿De verdad están los nuevos políticos pensando en los jóvenes?

Dicen que a los llamados Millenials o Generación Y, los que hoy tienen entre 18 y 33 años, les cuesta más ir a votar porque carecen de hábito. Así que el primer reto es sacarles de casa, como hizo Barack Obama en Estados Unidos en 2008. Y todo apunta a que Podemos y Ciudadanos van a lograrlo el 20-D. Si no existiesen estos partidos, lo más probable es que los hijos de Fernando ni siquiera se molestasen en votar. Porque los tradicionales tienden a votarles como a una generación apática, frustrada e ignorante.

Pero volvamos al principio. ¿Qué quieren los Millenials? Temas como el cambio climático y el medioambiente parecen preocuparles. Las cuestiones sociales en su más amplia acepción del término. No creen en las soluciones militares a los conflictos y consideran que los inmigrantes han de tener una oportunidad. La recesión les ha golpeado con fuerza y han entendido que verdades absolutas como un empleo para toda la vida o una vivienda en propiedad no van con ellos. Miran para otro lado cuando pasan delante de la tele (que no han encendido ellos, sino sus padres) y ven los broncos debates en el Parlamento. No se leen los programas políticos, son más de YouTube y de Twitter. Se movilizaron el 15-M, pero observaron como el movimiento fracasaba por falta de liderazgo.

Muchos han visto en Pablo Iglesias una figura con la que simpatizan, que despierta sus emociones. Mientras, Ciudadanos tiene más tirón entre aquellos que no creen en Papá Estado y sí en el emprendimiento, en el esfuerzo personal, y que no desdeñan el liberalismo.

Si se confirman las encuestas, tanto Ciudadanos como Podemos triunfarán el domingo y movilizarán el voto de los Millenials, muchos de los cuales irán a las urnas por primera vez. Pero, superada la campaña, ya no bastará con compartir videos en Facebook o hablar de reducir las tasas universitarias. Será el momento en que los jóvenes miren a los partidos a los que han votado y les digan, ¿ahora qué? Me pediste que superara mi desconfianza en la política tradicional y lo he hecho. Ahora, ¿qué vas a hacer tú por mí?

La realidad es que hay siete millones de votantes españoles con menos de 35 años. Y hay catorce millones que tienen más de 35 y pertenecen a las generaciones X (de 34 a 49), Baby Boomers (de 50 a 68) o silenciosa (de 68 en adelante). Es decir, que el voto joven no es el que va a marcar la diferencia el 20-D. Y esto significa que en un país en el que los políticos sólo piensan a cortísimo plazo, al Gobierno le sale más rentable centrarse en los Baby Boomers y los X. Va a ser muy difícil que los nuevos partidos, que probablemente ocupen destacados lugares en el banquillo de la oposición, puedan hacer gran cosa al respecto.

La pasión de los jóvenes fue una de las causas que encumbró a Obama en 2008. Les ilusionó y les movilizó. Luego les desilusionó. “Una de las razones por las que confío tanto en el futuro de Estados Unidos es que confío en vosotros, en una generación mejor educada, más diversa y más digital que ninguna otra”, decía. Pero sus promesas de cambiar las cosas han resultado difíciles de cumplir. Se ha visto atenazado por las mismas presiones que muchos antes que él. Ha dado por hecho que los jóvenes están de su lado, pero no ha puesto sus prioridades por delante. Como consecuencia, será difícil que vuelvan en masa a las urnas. Y quién perderá por ello será la democracia.

Dicen los expertos que los Millenials no votan porque la política no está al servicio de sus intereses. Y la política no está al servicio de sus intereses porque no votan. Tras las elecciones, es fundamental que TODOS los partidos hagan un esfuerzo en entenderlos y actuar mirando hacia ellos, ya sea desde el Gobierno o desde la oposición. Si no, les volverán a perder. Se trata de hacerles ver que su voto es un instrumento útil para introducir los cambios necesarios en la sociedad.

Ni Ciudadanos ni Podemos apuntan como los ganadores de las elecciones del domingo. Pero eso no les quita ni un ápice de responsabilidad con sus votantes. Eso es probablemente lo que les piden tus hijos, Fernando.

Comparte en tus redes:

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *