Entradas con la etiqueta "Personajes"

Qué tienen en común Ignatius Reilly y Scarlett O’Hara o el arte de crear personajes

Enviado el 29 Enero, 2016 en Libros, Portada | 3 comentarios

Qué tienen en común Ignatius Reilly y Scarlett O’Hara o el arte de crear personajes

Para el común de los mortales, la idea de que una persona con la que toman café o copas, comparten despacho y cotilleos o incluso vacaciones pueda tener la suficiente imaginación como para crear un personaje desde cero resulta marciana. Créeme, sé lo que digo.

–¿Quién es el del Porsche?– me preguntó mi propio padre tras leer uno de mis relatos. –¿Lo conozco?

–Papi, cómo lo vas a conocer si es inventado.

–Pues esa madre no se parece nada a mí–, dijo mi madre, muy digna, tras leer otro.

–Claro, porque no eres tú.

(Aquí vendría un largo suspiro…)

Comparte en tus redes:
Leer más

Ahora toca escena de sexo… oh, oh

Enviado el 1 Diciembre, 2015 en Libros | 1 comentario

Ahora toca escena de sexo… oh, oh

Estás leyendo un libro fabuloso, de esos que te enganchan y no puedes dejar. El protagonista te tiene fascinado con su personalidad arrolladora y estás deseando que logre su propósito. Por fin se arma de valor y aborda a la chica. Ella accede y… ¡zas! Un amasijo de partes corporales y sensaciones forzadas te devuelven a la realidad. De un plumazo, la credibilidad del protagonista se ha ido al traste y tu pacto de complicidad con el autor, también. Una lástima.

Comparte en tus redes:
Leer más

Te presento a Cata

Enviado el 11 Septiembre, 2015 en Libros | 1 comentario

Te presento a Cata

Cata nació en mi cabeza hace ya un tiempo, en el año 2010. Mi marido y yo estábamos de viaje por Cuba en nuestro primer (y último) viaje de todo incluido con pulserita. Tuvimos la mala pata de caer en Cayo Coco en plena amenaza de tsunami (sí, sí has leído bien). ¿Has estado alguna vez en un sitio en el que no hay nada que hacer más que tomar el sol o actividades acuáticas cuando no hay sol y las olas levantan varios metros del suelo? ¿No? Me alegro por ti. Aquellos días no se podía ni correr por la playa porque el viento no te lo permitía.

Con diez mil partidas de billar, ochocientos mojitos y tres novelas no demasiado buenas a la espalda,  arropada hasta las cejas para no pillar una pulmonía, ella surgió, de repente. Y ella es Cata, una mujer que ha vivido en un hogar de maltrato y abuso e intenta encontrarse a sí misma a través de los hombres.

Comparte en tus redes:
Leer más